02 agosto, 2017

Trucos para Maquillarte Tras un Día de Playa

Tras un día de playa o piscina lo ideal sería limpiar la piel y dejarla tal cual hasta el día siguiente, para que ésta se recupere... y tu cedas a la pereza. Porque después de un día de sol, baños, paseos, risas y chiringuitos, lo que menos suele apetecer es llegar al hotel o al apartamento para maquillarse, y lo que es peor aún, desmaquillarse después. 


Pero lo cierto es que hay muchas (me incluso) a las que tras una día de playa nos gusta arreglarnos algo más. Unas veces por obligación: trabajo o compromisos de todo tipo. Otras por devoción: comidas o cenas con la pareja o los amigos, noches de baile, bodas... 


Y maquillarse con la piel bronceada no es algo tan sencillo. Primero, porque habitualmente no estamos morenas, y estamos acostumbradas a maquillarnos con unas técnicas, tonos y texturas concretas, que no suelen ser las más recomendables cuando hace calor y estamos tostadas por el sol. Y, segundo, porque la piel no responde igual cuando ha estado expuesta al sol, a la sal o al cloro.


A continuación te doy algunos trucos para maquillarte tras un día de playa. Si quieres conocerlos, sigue leyendo...


Trucos para maquillarte tras un día de playa


Preparación de la piel


Limpia la piel. Limpiar la piel es fundamental para mantenerla saludable y bonita, pero mucho más tras un día de playa. Los protectores y aceites solares, la sal y el cloro ensucian tu piel y es necesario retirarlos completamente, así que, además de limpiar la piel mañana y noche, hazlo también si te vas a maquillar después de tu jornada playera. 


Hidrata siempre antes de maquillarte. El sol y el calor deshidratan tu piel, así que es necesario devolverle el agua perdida a tu rostro antes del maquillaje. Si no lo haces, los cosméticos no se extenderán ni fijarán correctamente, además de que las arrugas se marcarán mucho más, en caso de que las tengas.


Deja el aftersun para después de eliminar el maquillaje por la noche. Hidratar sí, pero no con aftersun, puesto que es un producto demasiado denso que te puede provocar brillos y que el maquillaje no dure. Aplícatelo por la noche después de desmaquillarte, o antes si van a pasar varias horas antes de que te apliques la base y teniendo la precaución de pasarte un pañuelo de papel o un papelito matificante antes.


Apuesta por la simplicidad


Simplifica. Si estás de vacaciones en la playa, lo ideal es simplificar al máximo la rutina de maquillaje porque estarás más bronceada y más descansada, por lo que no necesitarás maquillarte tanto. Además, el calor y las vacaciones invitan a complicarse la vida lo justo. 


Durante el día maquíllate poco y de forma muy natural, incluso aunque tengas un compromiso. La luz del día en un día soleado magnifica todo lo que pase en tu piel: imperfecciones, un mal tono en la piel... y por supuesto hasta la más mínima gota de maquillaje. Para la noche puedes utilizar colores más intensos y diseños más atrevidos.  


Productos de maquillaje


La base


Utiliza texturas más ligeras. Durante el invierno te resultarán más confortables los productos más densos, puesto que la piel está más seca y no sudarás con tanta facilidad. Pero en el verano, especialmente si hace mucho calor, necesitarás texturas fluidas y ligeras que dejen respirar tu piel y que no se degraden tanto con las altas temperaturas y el sudor.


Emplea el tono de base o BB  o CC Cream que se funda con tu piel. Cuando la piel está bronceada, no te quedará bien el mismo color de base de maquillaje o crema con color que cuando estás blanquita en invierno, así que deberás elegir un tono idéntico al de tu piel. Si es muy oscuro se verá muy artificial y te sumará años. Si es demasiado claro, te hará parecer enferma y poco natural. Lo ideal es tener dos tonos a lo largo del año e irlos mezclando para adaptar el color al que vaya adquiriendo (y perdiendo después) tu piel. 

Si estás muy morena y tienes la piel cuidada, puedes utilizar únicamente polvos bronceadores aplicados en la parte alta de los pómulos, la nariz, la zona sobre las cejas o en la más prominente de la frente y en la barbilla. Fíjate en qué partes de tu rostro se ponen morenas antes en un día de sol, pues ahí es donde tendrás que aplicarte los polvos. 


Polvos bronceadores


Se tacaña con la cantidad. Si la máxima menos es más es (casi) siempre acertada, en el caso del maquillaje en la playa lo es mucho más. El bronceado requiere naturalidad, puesto que la buena cara la tienes ya. Y conseguir ese aspecto natural en la piel requiere utilizar poca cantidad. Pon capas muy finas y, si es necesario, aplica una nueva hasta conseguir la cobertura apropiada.


Correctores e iluminadores


Si te has quemado no deberías maquillarte, pero si no puedes evitar hacerlo, utiliza un corrector verde para contrarrestar las rojeces. Una piel irritada no debería maquillarse, porque lo que necesita es recuperarse con productos que le aporten hidratación, nutrición y reparación. Por no hablar de que el hecho de maquillar y desmaquillar implica un roce que puede ser de lo más incómodo sobre la piel dañada. Un daño evitable, por cierto, con una protección adecuada y bien aplicada y con una exposición al sol inteligente. Cuidado con las quemaduras solares, por favor, especialmente si eres muy jovencita.


Cuidado con los correctores. Los correctores y neutralizadores deben emplearse con mucha moderación en pieles bronceadas, porque quedan muy artificiales. Utilízalos sólo cuando sea necesario y siempre muy difuminados.


Se prudente con los iluminadores. Les ocurre lo mismo que a los correctores, es fácil acabar con un aspecto demasiado artificial. Empléalos en pequeñas cantidades sólo en zonas muy concretas: zona superior del hueso del pómulo o parte superior de las cejas. O, mejor aún, utiliza una base con partículas iluminadoras. Una cosa es luz y otra los brillos. En verano el calor probablemente te hará sudar, algo que es muy natural y recomendable, pero poco estético. Evita los brillos provocados por el sudor con productos matificantes (crema, base, polvos...) o utilizando un tisú o papel matificante cuando lo necesites. 


El colorete


No te olvides del blush para darle vida a tu rostro. Hay quien recomienda aplicarse nada más que polvos bronceadores con la piel morena, pero lo cierto es que el acabado es demasiado plano. El colorete unido a los polvos de sol le puede dar más vida a tu rostro. Ponte poca cantidad y sólo en la zona del pómulo que va desde la mitad del mismo y extiéndelo hacia la sien. 


Los tonos: albaricoques, corales y terracotas. Los rosas oscuros van bien para la mayoría de las pieles y los más suaves para las pieles más claritas. Evita los naranjas intensos o marrones muy oscuros, porque quedan muy artificiales. Lo ideal son las texturas en crema, porque quedan más sutiles, pero deberías evitarlas si tienes la piel muy grasa; en ese caso son mejores los tintes para mejillas. 


Blush en tono rosado


Los ojos


No te excedas con el maquillaje de ojos. Durante el día puedes recurrir a los nude, rosados, visones, ocres, marrones... Por la noche puedes recurrir a los bronces, los dorados e incluso los tonos más fríos como el verde, el azul o el lila.


Evita los ahumados muy oscuros, porque quedan demasiado dramáticos y recargados con la piel bronceada. 


Para darle un punto de luz a tus ojos y potenciar el bronceado, ponle un toque de sombra clara o brillante en la zona del lagrimal, dibujando una especie de "C" y difuminándolo bien. Pero únicamente para la noche, porque durante el día el acabado es poco natural. 


Si quieres enmarcar tus ojos, no te olvides del delineador. Para un aspecto más natural, puedes recurrir a los marrones y grises, perfectos para la mañana. Para lograr un aspecto más atrevido, lo ideal son los tonos que contrasten con tu piel dorada (aunque debes tener en cuenta también el color de tus ojos), es decir los tonos más fríos. Y si tienes los ojos grandes o quieres un look más dramático, te puedes pasar a los negros. 


Si después de pasar todo el día al sol y bañándote en la playa o la piscina, probablemente tus ojos estarán rojos e irritados. Si quieres aclararlos sin necesidad de utilizar un colirio, pinta la línea de agua de los ojos con un lápiz blanco o nude.


Sí a la máscara de pestañas. Te abrirá la mirada y mejorará tu aspecto en un instante, sin necesidad de hacer nada más. Si tienes las pestañas muy largas y curvadas y sudas mucho, te recomiendo las máscaras waterproof para evitar las manchas. Pero recuerda que este tipo de rímel a prueba de agua no es para utilizarlo a diario, porque el desmaquillado debe ser más potente y las pestañas se resienten.


Los labios


Los labios. Si has maquillado mucho los ojos, los labios deberían ser muy naturales, y al contrario. Los tonos: nude, naranjas, corales, rosados, rojos. 


Evita los labiales nacarados muy claros, porque te harán parecer enferma en contraste con la piel tostada. Los tonos mate quedan muy artificiales si estás muy morena, así que te recomiendo los labiales satinados o el gloss.


Y para un acabado muy natural, puedes recurrir simplemente a un bálsamo labial con color, que le aporte belleza a tus labios además de regenerarlos.


Bálsamo labial


Un plus


Utiliza las joyas para darle luz a tu bronceado. la joyería y la bisutería bien elegida te iluminará el rostro, por lo que necesitarás menos maquillaje. Unos pendientes metálicos o brillantes te darán ese punto de luz que necesitas, también si son de colores vivos. También los collares si van ceñidos al cuello o las horquillas, peinetas y diademas. 


Ahora disfruta de tus vacaciones... y de un maquillaje postplayero de lo más favorecedor.






Post relacionados:



La primera vez que apareció el post Trucos de Maquillarte Tras un Día de Playa fue en el blog de La Meiga y Su Caldero. 


Licencia de Creative Commons
Trucos para maquillarte tras un día de playa by La meiga y su caldero - Arancha Moreno is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Estamos encantados de que nos dejes tus aportaciones, porque tu opinión es importante para nosotros. Sólo te pedimos que, por favor, no publiques links ni contenidos publicitarios de ningún tipo, porque estos no serán publicados. Si deseas anunciarte, contacta con nosotros previamente. Gracias.

Síguenos por correo electrónico