26 noviembre, 2014

Trucos para Ensanchar Zapatos

zapato, betun y cepillo¿Quién no se ha comprado unos zapatos y, al llegar la casa, se ha encontrado con que le apretaban más que el Ministro de Hacienda? Y, llegado a ese punto sólo hay dos opciones, guardar los zapatos en lo más profundo del mueble o sufrirlos hasta lo indecible hasta que se deciden a ceder un poco.


Pero siempre hay un truco para cada necesidad y, para esto y como no podía ser de otra forma, también lo hay.


Pero, antes de nada, me gustaría hacerte unas recomendaciones generales:


  • Lo mejor es que compres zapatos que se te adapten a la perfección, para no tener que agrandarlos. Pruébatelos a última hora de la tarde, para que tus pies estén más hinchados, así no te engañarán los cambios que experimentan a lo largo del día. 


    zapatos masculinos
  • Si los zapatos te suelen apretar en unas zonas más que en otras, busca las hormas que encajen mejor con tu fisionomía. En el momento en el que hay que domarlos sólo en algunos puntos, lo más seguro es que se deformen. 
 

  • No intentes agrandar en casa ningún par de zapatos de calidad o de materiales delicados (nobuk, ante, forrados en tela o encaje, etc.).


  • Si vas utilizar un spray dilatador, agua o crema hidratante, prueba antes en una zona que no se vea, para comprobar que no se daña el material. 

    botin de señora
  • Hablando de agua, cuanto menos la utilices en tus zapatos, mucho mejor. La piel se daña y luego es difícil recuperarla. Se puede manchar, decolorar o resecar. 


  • No emplees alcohol isopropílico, muy recomendado porque sea inmediatamente y no suele dejar marca, porque es muy peligroso. Es mejor perder un par de zapatos que la salud.


  • Cualquier técnica que utilices, que sea con cuidado. Es mejor repetir el proceso varias veces hasta que el tamaño (o la forma) sea el que queremos, que dilatar tanto de una vez los zapatos, que no podamos usarlos. Ni por exceso ni por defecto.

 
Y aquí van los trucos, ordenados de lo más conservadores a los más atrevidos. Mi consejo siempre es que vayas sobre seguro, para evitar disgustos, sobre todos cuando se trata de zapatos caros.


Vamos a ello...


Zapatero


horma de zapateroPara mí es la mejor opción. Si los zapatos no te quedan bien y tienes cerca a un zapatero de confianza, llévaselos para que sea el quién te los agrande. No sólo porque tiene más experiencia en estas lides, además tiene herramientas y productos a los que probablemente tú no tengas acceso; como unas tenazas especiales para marcar callos y juanetes en el zapato.


Esto es especialmente recomendable si se trata de calzado costoso.


Hormas / Pernitos


horma de zapato
Puedes comprar hormas o pernitos para ir agrandando poco a poco el zapato. Para esto necesitarás paciencia. Eso sí, el zapato no se deformará.


Si le aplicas calor al calzado dentro de la horma, conseguirás un resultado más rápido y marcado.


Spray dilatador de calzado


Se venden en tiendas especializadas y grandes superficies y, por lo general, se recomienda que lo apliques en el interior del zapato y te lo pongas a última hora (para que el pie esté más hinchado) o con calcetines más gruesos que los que llevarás habitualmente con el par. Con 20-30 minutos diarios suele ser suficiente, hasta que se alcanza la forma deseada. Es mejor que repitas el proceso varias veces, que pasarte.


Suelen ser incoloros e inodoros, algo que se agradece.


Si utilizas una horma, evitarás que el calzado se deforme demasiado. También te servirán toallas, trapos viejos o papel de periódico.


Calcetín grueso + secador


secador del peloComo su propio nombre indica, necesitarás:


  • Un par de calcetines gruesos
  • Un secador de pelo


Sólo tendrás que ponerte unos calcetines muy gruesos y los zapatos o botas que quieras agrandar. Luego aplica calor con un secador en toda la zona que quieras domar. Deja que se enfríe el zapato, quítate los calcetines y ponte lo que vayas a llevar con el par en cuestión (calcetines finitos, medias, pie desnudo, etc.) y comprueba si se ha ensanchado lo suficiente. Si no ha sido así, repite la operación tantas veces como sea necesario.


calcetines gruesosComo te harás una idea, deberías poner en práctica esto en casa, porque no es muy cómodo que digamos. Si el zapato no te queda bien, imagina lo interesante que es ponértelo con unos calcetines gorditos y, encima, aplicarle calor. 


Eso sí, efectivo es un rato.


El truco del congelador


Necesitarás:

  • 6 bolsas de plástico estancas
  • Congelador


Es importante que las bolsas no tengan fugas, porque los zapatos no deberían mojarse bajo ningún concepto, porque se pueden dañar.


Llena de agua dos de las bolsas, pero no demasiado y ciérralas. Lo que se busca es que las puedas introducir en los zapatos de tal manera que puedas adaptarlas a su interior, algo que te será imposible si están muy llenas. ¡Ah, que no se te olvide introducir cada bolsa en otra, como si fuese una funda de cojín!


Mete cada zapato en otra bolsa y ciérrala. Y ahora al congelador. Es importante que envuelvas los zapatos en una bolsa para que no lo ensucies, porque dejarlos en contacto directo con la comida o el hielo... no parece muy higiénico que digamos. 


congeladorDeja los zapatos hasta que las bolsas con agua se hielen. El agua al convertirse en hielo aumenta de volumen, lo que sirve para ensancharlos.


Una vez congelada el agua, saca los zapatos y déjalos descongelar un rato. Para eso sirve la segunda bolsa, para que el agua que aparecerá al deshelarse no moje los zapatos.


Pruébate el par y comprueba si está a tu gusto. Si no, vuelve a utilizar el truco tantas veces como sea necesario.


El truco de la crema


Esta forma de agrandar los zapatos no es apropiada para calzado que se pueda manchar (forrados, ante, nobuk...), pero si es efectiva.


Necesitarás:

    trapos
  • Crema hidratante.
  • Toallas/trapos viejos o papel de periódico.


El truco consiste en untar de crema hidratante el interior del zapato y rellenarlo con trapos viejos o pelotitas de papel de periódico. La crema ablandará la piel y permitirá que los trapos empujen hasta que lo ensanchen. Importante: embutir una buena cantidad de tela o papel para que haga presión.


periodicosSi utilizas papel de periódico deberás tener cuidado de que la tinta no manche la piel interior.


También puedes utilizar una horma o pernito en lugar de los trapos o el papel.
 












No hay comentarios:

Publicar un comentario

Estamos encantados de que nos dejes tus aportaciones, porque tu opinión es importante para nosotros. Sólo te pedimos que, por favor, no publiques links ni contenidos publicitarios de ningún tipo, porque estos no serán publicados. Si deseas anunciarte, contacta con nosotros previamente. Gracias.

Síguenos por correo electrónico