24 enero, 2013

Cómo Aplicar Adecuadamente el Corrector de Ojeras (I)

Las ojeras son uno de los principales problemas a la hora de maquillarse
¿Tienes ojeras? Si es así el corrector es uno de tus grandes aliados. Es la varita mágica que cambia un aspecto cansado y triste por un rostro radiante. Pero, y siempre hay un pero, no es un producto fácil.


Para ayudarte a elegir y utilizar el corrector de ojeras, aquí podrás encontrar unos cuantos consejos. Como el tema da para mucho (y como es habitual en mí), el post estará dividido en dos partes. Comienza la primera:


A la hora de comprarlo


Antes de nada debes tener en cuenta tu tipo de piel: textura (seca, grasa o mixta), edad, tono (rostro y ojeras) y necesidad de cobertura. Si tienes la piel seca, lo mejor es que huyas de correctores en polvo o en barra. Si tu piel es madura o tienes muchas arruguitas en el párpado inferior, no deberías utilizar correctores muy cubrientes, porque marcarán mucho más tus líneas de expresión. Si tu tono es más bien rosado, no deberías utilizar correctores muy amarillentos. 


Insiste en probarlo en la tienda. Y, por supuesto, téstalo en la ojera (y sin maquillar). Al igual que en el caso de la base de maquillaje, se suele probar en el dorso de la mano y es un error; el color de esa zona no tiene nada que ver con el de la ojera. Y si en el establecimiento no te lo ponen fácil a la hora de la prueba, cambia de tienda, hay muchas en las que estarán encantados de ayudarte.


A la hora de elegir el color


Mi consejo es que te decantes por un color (rosado, beige u ocre) parecido al color de tu piel o un tono (sólo uno) más clarito. Así no te equivocarás y te será más sencillo encontrarlo.


Si el maquillaje es una de tus pasiones, siempre podrás utilizar colores complementarios para neutralizar el color de tus ojeras. Es una técnica muy efectiva, pero que necesita de conocimientos, destreza y un buen proveedor, porque no son habituales en las perfumerías. El amarillo es adecuado para camuflar las ojeras violáceas o los hematomas. El naranja neutralizará el color azul o grisáceo. El rosa, te ayudara con las ojeras tirando a verdosas. El color verde, te será útil si tienes la ojera irritada o con granitos. El azul te servirá para tapar las manchas o cuando te has quedado anaranjada por el autobronceador. El púrpura y el violeta son ideales para tapar las ojeras amarillentas o anaranjadas. 
 

Para corregir una imperfección, sólo tienes que emplear su color complementario


A la hora de conservarlo


Guárdalo en un lugar fresco, seco y alejado de la luz. Si puedes guardarlo en la nevera, mejor.


Respeta la fecha de PAO, siempre. Esa fecha es la que te indica cuánto tiempo se mantiene el producto en perfectas condiciones después de abrirlo. Es ese numerito de uno o dos dígitos que llevan los cosméticos que va encerrado en una especie de tarrito con la tapa abierta y que va seguido de una M). Ojo, no es la fecha de caducidad. Mi consejo: lleva un cuadernito con las fechas en las que comienzas un producto o escribe el día de apertura en el mismo envase, así sabrás cuándo lo empezaste.


PAO es el tiempo en que un producto está en condiciones óptimas desde su apertura
El PAO nos informa de cuánto dura el cosmético después de su apertura


Si el corrector no lleva pincel, usa uno específico para tomar el producto del envase así, además de ahorrar, no lo contaminarás con los dedos.


Antes de usarlo



Al eliminar las ojeras, nuestra mirada aparece más limpia y descansadaHidrata, hidrata, hidrata. Si la zona de la ojera no está bien hidratada, el corrector no se fijará bien y se resquebrajará casi en el momento de ponerlo. Por no hablar de las líneas de expresión, que se notarán como si las hubieses perfilado con Rotring.


Cuidado con hidratarlo en exceso o con un producto muy graso, porque el correcto resbalará y no te servirá para nada. También te recomiendo que dejes pasar unos minutos entre la aplicación de tu crema de contorno de ojos y el corrector. 


En esta primer parte hemos visto cómo preparar los instrumentos y el lienzo, en la segunda nos centraremos en su aplicación, en los errores más frecuentes y algunos consejos para sacarle todo el partido posible a esta herramienta de maquillaje.


Continuará...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Estamos encantados de que nos dejes tus aportaciones, porque tu opinión es importante para nosotros. Sólo te pedimos que, por favor, no publiques links ni contenidos publicitarios de ningún tipo, porque estos no serán publicados. Si deseas anunciarte, contacta con nosotros previamente. Gracias.

Síguenos por correo electrónico