21 febrero, 2018

Trucos Sencillos para Ahorrar Agua en Casa

El agua es indispensable para la vida en nuestro planeta, de eso no hay duda. En el caso de los seres humanos, es necesaria para casi todo: para beber, para cocinar, para el aseo, para la limpieza, para generar energía, para la agricultura y la ganadería, para la industria, para el turismo, para el ocio... El agua es indispensable para el individuo y para el desarrollo de la sociedad. Por eso es vital no desperdiciarla.


Y vaya si se desperdicia. Los principales responsables: la falta de escrúpulos de ciertas industrias, la poca concienciación medioambiental de muchas empresas y una administración gubernamental descuidada que permite que unas infraestructuras mal diseñadas o conservadas generen pérdidas de millones de litros de agua.


Si se contabiliza en litros este derroche indiscriminado de agua de industria y Administración, podríamos pensar que el desperdicio de este precioso líquido en los hogares apenas tiene repercusiones. Si lo comparamos, el desperdicio de agua en los hogares es mucho menor en términos absolutos, pero eso no quita que los individuos, que nos beneficiamos del agua, también tengamos que hacer un consumo responsable de la misma.


Además, derrochar agua en el hogar también tiene un coste elevado, por lo que merece la pena ahorrar agua también por ello.


A continuación te doy algunos trucos sencillos y prácticos para comenzar a ahorrar agua en casa desde ahora mismo


Trucos sencillos para ahorrar agua en casa


En la higiene personal


Si te duchas en lugar de bañarte, ahorrarás bastantes litros de agua (una media de 100 l.). Piensa que en una ducha puedes gastar entre 3 y 5 veces menos agua que en un baño.


En el caso de los niños, también es mejor ducharles a partir de una determinada edad, en caso de que prefieras seguir con el baño, quizás puedas aprovechar para bañarles al mismo tiempo y así ahorrar agua.


En la ducha, date una pasada con agua en primer lugar, enjabónate el cuerpo o el cabello con el grifo cerrado y luego aclara. Haz lo mismo cuando te apliques exfoliantes corporales. Si quieres enjabonarte con el grifo abierto, hazlo con el regulador de la alcachofa de la ducha al mínimo.


Si te vas a bañar, cierra el tapón antes de comenzar a llenar la bañera y evita dejar correr el agua hasta que esté a la temperatura correcta. Aunque el agua esté fría al principio, es mejor compensar la temperatura sobre la marcha, puesto que te evitarás desperdiciar todos esos litros iniciales. 


Baño


A la hora de lavarte la cara, primero humedécela con un poco de agua y cierra el grifo; luego enjabona y finalmente aclara al chorro. Incluso puedes utilizar toallas de microfibra (de las que se emplean para desmaquillar) para aclarar y eliminar los restos de suciedad y jabón y gastar menos agua.


Al lavarte las manos, mójalas primero, cierra el agua, enjabona y finalmente aclara al chorro. No dejes correr el grifo durante todo el lavado.


Cuando te laves los dientes, cierra el grifo mientras te cepillas. Utiliza un vaso para enjuagarte y únicamente utiliza el chorro para limpiar el cepillo.


Si te afeitas, haz lo mismo que al lavarte los dientes y no dejes correr el agua durante todo el proceso. Si te decantas por las maquinillas manuales: utiliza el agua para mojarte la zona, pon agua en el lavabo, enjabónate, ve afeitándote y aclara la maquinilla según la vayas utilizando; finalmente, lávate la cara para eliminar los restos. Con las maquinillas eléctricas o con baterías, gastarás menos agua, tanto en seco como con espuma; incluso las tienes que se pueden usar bajo la ducha, con lo que ahorrarás tiempo y agua.


Afeitado


En el baño


Utiliza aireadores en todos los grifos, así evitarás gastar agua en exceso, sin la sensación de que tienes menos flujo de en los sanitarios.


Comprueba que ningún grifo tiene fugas. Si las tiene, arréglalo lo antes posible. Esto también es aplicable para la cocina.


Si el agua caliente tarda mucho tiempo en llegar a tu bañera, puedes tener un bidón grande para recoger el agua fría antes de que consigas una temperatura agradable. Esta agua puedes usarla para regar las plantas, para fregar el suelo o para utilizarlo en el inodoro.


Si avisan de que van a cortar el suministro de agua temporalmente en tu bloque o en tu zona, no te lances a llenar la bañera, el lavabo y decenas de bidones por si acaso. Normalmente suelen indicar el tiempo que se estará sin suministro en caso de avería u obras. Estos cortes suelen ser limitados, por lo que no necesitarás toda esa agua que has almacenado y que terminará yéndose por el sumidero. Si van a cortar el agua llena únicamente un cubo para el inodoro o para fregar y alguna botella para beber.


Grifo


Procura que el inodoro tenga dos tipos de descarga, así podrás regular la cantidad de agua que necesitas en cada caso.


Si tienes un inodoro antiguo, de los que no tienen sistemas de ahorro de agua, coloca en la cisterna una o dos botellas de plástico llenas de agua en el interior para reducir su capacidad.


El inodoro no es una papelera, así que evita tirar otras cosas que no sea papel higiénico en su interior. Para los alimentos, algodones, bastoncillos, toallitas húmedas y otros desechos, utiliza el cubo de la basura o coloca una papelera en el aseo.


En la cocina


Coloca aireadores o perlizadores en los grifos de la cocina, para ahorrar agua.


Llena el lavavajillas antes de ponerlo en funcionamiento. Si está a medias y quieres utilizarlo, aprovecha para lavar otros elementos, como las rejillas de la campaña extractora, los juguetes lavables de los niños, etc. No te olvides de adaptar el programa de lavado a la suciedad de la vajilla. Y si tiene programa eco, úsalo siempre que puedas.


Lavavajillas


Si lavas los platos a mano, procura enjabonar la vajilla en un cubo con agua y detergente y luego aclara cada pieza con agua corriente. Para optimizar el proceso, lava primero lo que no esté muy sucio y no tenga grasa, como copas y vasos y deja para el final lo que tenga una suciedad más difícil de eliminar. Si es necesario cambiar el agua del cubo de enjabonar, hazlo sin dudarlo, una cosa es ahorrar agua y otra hacerlo en higiene, porque en la cocina no se puede jugar con la salud. Tampoco es recomendable la técnica de enjabonar en un cubo y aclarar en otro con agua limpia, porque nunca se conseguirá una higiene correcta en la vajilla.


Cuando laves frutas y verduras, hazlo colocándolas en un recipiente con una pizca de bicarbonato. Déjalas en remojo un rato y luego acláralas ligeramente al grifo o frótalas con un paño limpio. No mezcles frutas y verduras en el recipiente, hazlo mejor por separado. Ojo, las verduras de hoja verde se lavan mejor al chorro, por lo que quizás con ellas debas hacer una excepción; en ese caso es mejor abrir el grifo sólo entre ¼ y ½ del flujo, para desperdiciar menos agua. Y no te olvides de reutilizar el agua del lavado de frutas y verduras para regar tus plantas.


No descongeles los alimentos bajo el grifo. No solo es un mal método para hacerlo, además gastarás mucha agua. Saca el alimento con tiempo y déjalo descongelar en la nevera el tiempo necesario. Si necesitas descongelar rápidamente, usa el microondas o introduce la comida en una bolsa hermética dentro de un recipiente con agua tibia.


Utiliza un único vaso para beber a lo largo del día, así tendrás que lavar menos piezas y gastar menos agua. Incluso puedes usar una botella de cristal e irla rellenado cuando la necesites.


Vaso de agua
 
 
Deja en remojo las sartenes y ollas que estén muy sucias, así luego te costará menos tiempo, esfuerzo y agua el lavarlas.


Guarda botellas de agua en la nevera, en lugar de dejar correr el grifo para que se enfríe. Es un método más rápido y económico de tener siempre agua fría a tu disposición. 


Si tienes que comprar electrodomésticos nuevos, procura que sean eficientes. Aunque el desembolso inicial suele ser mayor, el ahorro será mucho mayor.


La colada


Llena la lavadora antes de ponerla en funcionamiento. Si necesitas hacer coladas más pequeñas, utiliza los programas que mejor encajen con cargas pequeñas (cortos o media carga).


Elige programas eco siempre que puedas, porque optimizan el gasto de agua y de electricidad.


Colada

 
La limpieza


Si vas a limpiar el suelo de tu garaje, las zonas de paso de tu jardín o la acera, primero barre para eliminar el polvo y la suciedad y luego friega si te es posible. Deja el chorro de la manguera únicamente para el final o cuando no puedas fregar.


Si vas a lavar el coche, evita hacerlo con la manguera. Ahorrarás más agua si utilizas un cubo y una bayeta.


No llenes del todo el cubo cuando vayas a fregar. Es mejor que vayas cambiando el agua según lo vayas necesitando, que desperdiciar muchos litros de agua sin motivo.


El riego


No riegues las plantas por costumbre, hazlo únicamente cuando sea necesario.


Coloca una capa de guijarros alrededor de tus plantas para evitar la evaporación del agua del riego.  


Si tienes jardín o una terraza o ático con grandes jardineras, te conviene utilizar el riego por goteo, puesto que ahorrarás bastantes litros de agua y tus plantas estarán mejor hidratadas.


En el caso de los jardines, es recomendable colocar juntas planta que necesiten la misma frecuencia y cantidad de riego, así podrás regular la cantidad de agua que utilizas.


Ajusta la hora del riego de las plantas según la época del año. Durante el invierno es mejor que riegues por la mañana, mientras que en verano debes hacerlo por la noche. Piensa que cuando hace calor una parte importante del agua del riego se evaporará (hasta un 30%), así que es mejor hacerlo cuando la temperatura es más baja tras la caída del sol.


Plantas


Si tienes aspersores para regar, procura ajustar su ubicación para que no desperdicies agua en zonas que no necesitan riego. También es más interesante utilizar varios ciclos cortos de riego en lugar de uno solo y muy intenso, porque así la tierra se humedece más y mejor con menos cantidad de agua.


La instalación


Comprueba el contador y tus facturas de consumo para detectar si hay posibles fugas.


Si te es posible, aísla las tuberías de agua caliente para que no haya fugas de temperatura y necesites dejar correr el agua más tiempo hasta que alcance la temperatura adecuada. 


Todos en casa deben saber dónde está la llave de corte general de la vivienda, para poder cerrar el agua inmediatamente en caso de avería o fuga.


Y más...


Coloca un bidón para recoger el agua que resulta de la evaporación del aire acondicionado. Es perfecta para regar tus plantas o utilizar en el inodoro.


Evita regalarle a tus hijos juguetes que necesiten mucha agua para funcionar, sobre todo los que necesitan un flojo constante.


¿Ahorramos agua desde ahora mismo? ¿Te apuntas?





Post relacionados:

Trucos para No Desperdiciar Comida 
Trucos para Descongelar Alimentos de Forma Segura


La primera vez que apareció el post Trucos Sencillos para Ahorrar Agua en Casa fue en el blog de La Meiga y Su Caldero.


Licencia de Creative Commons
Trucos sencillos para ahorrar agua en casa by La meiga y su caldero - Arancha Moreno is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

14 febrero, 2018

Bicarbonato de Sodio: lo que Puedes Hacer y lo que No

El protagonista de este post está, casi con toda seguridad, en tu despensa o en tu botiquín. Te doy más pistas: su fórmula química es NaHCO3, también se llama bicarbonato de soda o sal de Vichy y es un remedio popular para la acidez de estómago. 


Aunque ha sido muy popular, sobre todo por su uso como antiácido, lo cierto es que ha ido dejando de ser un imprescindible en nuestras cocinas al ser reemplazado por medicamentos más sofisticados... y caros. Todo un error, porque esta humilde sal de color blanco tiene muchísimos usos que probablemente te van a sorprender.


A continuación te cuento los usos, que son muchos, del bicarbonato de sodio y también lo que no deberías hacer con él bajo ningún concepto. No te lo pierdas...


Bicarbonato de sodio:lo que puedes y hacer y lo que no


Usos interesantes del bicarbonato de sodio


Colada


Como detergente para la ropa. Puedes usarlo tanto en lavadora como a mano. Calcula una cucharada (sopera) por cada 2-3 kg. de ropa. En el caso de la ropa blanca, además mantendrá el blanco más radiante, sin agredir la ropa tanto como la lejía.


Como suavizante para tu colada. Es especialmente útil en el caso de la ropa deportiva, las toallas y las prendas de microfibra, porque las deja suaves y esponjosas, además de desodorizadas. Yo le pongo una cucharada al cajetín de la lavadora y con eso es más que suficiente para una colada normal.


Cuarto de la colada


Electrodomésticos


Para eliminar los malos olores de la nevera. Si colocas un recipiente con un par de cucharadas (soperas) de bicarbonato dentro del refrigerador le dirás adiós a los malos olores rápidamente.


Para limpiar tu vajilla más limpia y tu lavavajillas desodorizado. Pon un poco en el interior antes de lavar como habitualmente junto con el jabón o pastillas.


Para limpiar el horno o el microondas. En nuestro post Cómo Limpiar Bien el Horno y Sin Tóxicos te contamos cómo hacerlo.


En la cocina


Para lavar frutas y verduras. Si las dejas en remojo con un poco de bicarbonato eliminarás la suciedad y los gérmenes. También puedes frotar una pizca por la fruta o la verdura ligeramente humedecidas. 
En ambos casos tendrás que aclarar bien después.


Como levadura, para darle una textura más esponjosa a bizcochos, magdalenas, pan o tortillas. Utiliza la misma cantidad que utilizarías con la levadura química habitual.  


Repostería


Para eliminar los olores en cazuelas, ollas, tuppers, etc. Puedes frotar el bicarbonato sobre el utensilio ayudándote de un estropajo. También puedes dejar una pasta hecha con bicarbonato y agua por su superficie durante toda la noche y aclarando después. O espolvorear un poco en el interior y dejarlo durante un par de días y luego lavar como habitualmente.


Para eliminar las manchas de té o café de la loza y la cerámica. Puedes dejar las piezas en remojo durante la noche con 1 cucharada de bicarbonato por litro de agua. También es una buena idea hacer una pasta con un poco de agua, dejándola extendida por todo el interior. Finalmente tendrás que aclarar bien y verás que las manchas han desaparecido.


Como desodorante para el cubo de la basura. Si pones un poco de bicarbonato en el fondo del cubo, verás cómo desaparece el mal olor. 


Limpiar y desodorizar tu hogar


Como limpiador para las zonas que acumulen suciedad, manchas de óxido o de humedad. Es ideal para dejar como nuevas bañeras, azulejos, baldosas y desagües. Aplícalo el polvo con un estropajo, deja actuar y luego aclara.


Para quitar el mal olor de las tuberías. Echa 1/2 taza de bicarbonato dentro de la tubería y luego vierte poco a poco agua muy caliente sobre el polvo. Repite este truco periódicamente y no tendrás que volver a sufrir ese insufrible perfume


Limpiar plata y metales 


Para limpiar la plata y otros metales. Sólo tendrás que hacer una pasta con el bicarbonato y agua y frotar la pieza hasta eliminar la suciedad. Luego sólo tendrás que eliminar los restos con un paño húmedo o aclarar con agua, y terminar sacándole brillo con un paño seco.


Cuidado de la ropa y el calzado


Para que el armario tenga un buen olor. Si colocas un recipiente o una bolsita de organza con bicarbonato dentro del armario conseguirás que siempre huela bien, manteniendo el aroma del detergente y el suavizante más tiempo. También es útil para evitar la humedad.


Como desodorante para tus zapatos. Pon una pequeña cantidad dentro del calzado durante al menos un par de días y luego sacúdelo antes de ponerte los zapatos. 

 
Zapatillas deportivas


Higiene personal


Para desodorizar las manos. Haz una pasta con 3 partes de bicarbonato y 1 de agua, frota y luego aclara bien. Eso sí, después tendrás que aplicarte una buena crema de manos, porque se te resecarán bastante. Este truco es perfecto después de manipular ajo, pescado u otros alimentos que dejan mal olor.


Para descansar los pies tras caminar mucho, estar de pie largas horas o soportar el calor del verano. Sólo tendrás que prepararte un baño de agua tibia con 2-3 cucharadas de bicarbonato. Tras el baño notarás los pies más frescos y descansados. Luego aplica crema hidratante o un aceite para recuperar su hidratación.


Mascotas


Como desodorante para las camitas de tus mascotas. Si no puedes meterlas en la lavadora, espolvorea bicarbonato sobre su superficie, déjalo actuar toda la noche y pásale el aspirador a la mañana siguiente. 

 
Gata y su gatito


Salud


Como antiácido tras una comida copiosa o que no te haya sentado bien. Es todo un clásico, aunque no se debe usar de forma sistemática o en exceso, y tener una serie de precauciones como no ingerirlo con leche o sus derivados, no dárselo a niños menores de 12 años o evitarlo en caso de ciertas enfermedades.


Es ideal para hacer gárgaras cuando molesta ligeramente la garganta o se tienen úlceras.


Usos poco aconsejables


Belleza


Para exfoliar la piel. El bicarbonato es una sustancia alcalina (tiene un pH de 9, mientras que la piel lo tiene de 4,5-5) que desequilibrará y resecará mucho tu piel. Aunque al tener un grano fino te creas que no estás agrediendo tu piel, al retirarlo comenzarás a notar sequedad y tirantez, incluso puedes experimentar enrojecimiento.


Como mascarilla purificante para la piel. Como en el caso anterior, resecará tu piel. De hecho, será todavía peor, puesto que dejarás expuesto el bicarbonato más tiempo que en el caso de la exfoliación. Si tienes la piel sensible, lo notarás más aún.


Mascarilla


Higiene


Como desodorante. Eliminará el olor a sudor, seguro, pero te dañará la piel. Si no quieres un desodorante comercial, hay otros productos naturales como el alumbre o mezclas de hierbas y productos naturales de lo más interesante.


Para limpiar y blanquear tus dientes. Puedes acabar dañando su esmalte. El único que debería utilizarlo es tu dentista. A la hora de lavarte los dientes, hazlo con un buen dentífrico, con colutorio, hilo dental. Y si quieres una limpieza de "10", usa un irrigador de agua a presión.


Adelgazar


Hay quien afirma que neutraliza los ácidos provenientes de los alimentos, lo que hace que se pierda peso. Incluso si eso fuese cierto, cosa que dudo enérgicamente, su consumo constante y elevado puede constituir un serio peligro para la salud. Si se quiere adelgazar sin riesgos, lo más recomendable es consultar con un nutricionista titulado.


Como ves, el bicarbonato de sodio es un pequeño tesoro, además de muy económico. 







Post relacionados:

Cómo Blanquear las Tazas Amarillentas 
Usos del Agua Oxigenada: Desinfectar el Cepillo de Dientes
Usos del Agua Oxigenada: Desinfectar la Tabla de Cortar


La primera vez que apareció el post Bicarbonato de Sodio: lo que Puedes Hacer y lo que No fue en el blog de La Meiga y Su Caldero.


Licencia de Creative Commons
Bicarbonato de sodio: lo que puedes hacer y lo que no by La meiga y su caldero - Arancha Moreno is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

07 febrero, 2018

Consejos para Preparar Tu Piel antes del Maquillaje

El maquillaje, tanto si es elaborado como muy natural, requiere una piel perfecta. Y es que el maquillaje sirve para realzar.


Cuando nuestra piel está bien cuidada y preparada, lo que hace es resaltar nuestra belleza natural. De hecho, una buena piel nos permite llevarla desnuda o con maquillaje, puesto que siempre estará jugosa, luminosa y suave siempre. 


Y cuando está maltratada y descuidada, el maquillaje lo que hace es destacar todos los defectos: sequedad, arrugas, poros dilatados, tono apagado, granitos...


Aunque el resultado del maquillaje también depende de cómo preparamos la piel, de los productos que aplicamos y del orden en que lo hacemos.


Sigue leyendo y te cuento cómo cuidar y acondicionar la piel para conseguir un maquillaje de "10"


Consejos para preparar la piel antes del maquillaje MyC

 
La higiene


Hazte una limpieza facial profesional al menos 1-2 veces al año. Aunque te limpies la cara a diario, te apliques exfoliantes o te pongas mascarillas purificantes cada semana, tu piel necesita una higiene facial realizada por una esteticista profesional, para que elimine las células muertas, extraiga los puntos negros y realice otros tratamientos que dejen tu rostro impoluto. Si no lo haces, al final notarás que tu piel está apagada, gruesa y que no aprovecha los productos faciales que le apliques.


Higiene facial profesional MyC

 
Exfolia la piel de forma periódica. Elige el producto exfoliante más adecuado para tu piel, puesto que según tu edad, tu tipo de piel y tus necesidades te irán mejor unos u otros. La frecuencia también dependerá de tu piel y de la potencia, aunque la media recomendable suele ser de una vez cada 7-10 días.


Limpia tu piel mañana y noche, incluso aunque no te maquilles. Por la noche debes limpiar bien tu piel para retirar la grasa, la suciedad que haya podido quedar sobre ella durante el día y el maquillaje. Por la mañana te servirá para eliminar el sebo que genera la piel durante la noche y los restos de cremas que puedan haber quedado en su superficie.


Los productos


Utiliza un tónico equilibrante. El tónico elimina cualquier resto de jabón o limpiadora, equilibra, refresca, aporta luz y prepara la piel para aprovechar el resto de productos que utilices en tu rutina facial. Es importante que sea apropiado para las necesidades específicas de tu piel. Utiliza un algodón y aplícalo con pequeños toques, procura no arrastrar.


Aplícate un sérum. Utiliza el sérum que uses habitualmente para mejorar y tratar tu piel antes del maquillaje. Si lo utilizas con la piel desnuda, no hay motivo para no hacerlo antes de maquillarse, puesto que sus necesidades son las mismas con y sin make up.


Utiliza un buen contorno de ojos. Es un gesto imprescindible si quieres evitar arrugas, bolsas y ojeras, especialmente si luego te vas a maquillar, porque facilita la aplicación de los correctores y la base, preparando y alisando la zona.


Aplícate crema hidratante. No pienses ni por un momento que porque te vayas a maquillar no debes hidratar tu piel. De hecho, un rostro bien hidratado es el mejor lienzo para comenzar a maquillar. Si hay zonas más secas, el tono de la base no quedará uniforme ni luminoso. 


Crema hidratante MyC


Ponte protector solar. Salvo que la base de maquillaje tenga factor de protección, deberías ponerte un producto específico previamente. Procura que su fórmula sea ligera si luego te vas a maquillar, ahora incluso los tienes en formato spray con protección +50.


Emplea un primer o prebase. Este paso no es siempre necesario, aunque lo cierto es que es muy conveniente si quieres un acabado pulcro y una duración mayor para tu maquillaje. Si quieres un resultado perfecto, también puedes emplear una prebase específica para ojos y labios; así facilitarás la aplicación de los productos, los pigmentos tendrán más viveza y durarán intactos mucho más tiempo. 


Si no vas a utilizar primer para labios, no te olvides del bálsamo labial. Evitarás la sequedad y los antiestéticos pellejitos, además de facilitar la aplicación del labial después. 


Bálsamo labial


Y no te olvides de que el cuello, el escote y las orejas también son parte del rostro a la hora de cuidarlo y prepararlo para el maquillaje. Incluso si no maquillas esas zonas, es importante que estén hidratadas y cuidadas, lo que influye en el resultado final de tu make up.


¿Cómo preparas tú piel antes de maquillarte?




Post relacionados:

Todos los Secretos de la Doble Limpieza
Una Buena Higiene Facial Casera (I) 
Una Buena Higiene Facial Casera (II)
Una Buena Higiene Facial Casera (III)
Cómo Aplicarse Correctamente las Cremas Faciales


La primera vez que apareció el post Consejos para Preparar Tu Piel antes del Maquillaje fue en el blog de La Meiga y Su Caldero.


Licencia de Creative Commons
Consejos para preparar tu piel antes del maquillaje by La meiga y su caldero - Arancha Moreno is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

31 enero, 2018

Lentejas con Carrilleras, Calabaza y Setas

Las legumbres son imprescindibles en nuestra dieta, de eso no hay duda. Y, además de ser saludables, son un alimento versátil, delicioso y económico; sobre todo si se trata de lentejas.


Las preparaciones, infinitas: en ensalada, en forma de albóndigas o hamburguesas, en puré... y estofadas, claro.


Y eso es lo que te propongo hoy, unas lentejas estofadas, pero algo más ligeras que las tradicionales con chorizo, morcilla, jamón u oreja. En este caso comparto contigo una receta de lentejas con carrilleras, calabaza y setas.


Es un plato único, rápido y fácil de hacer... y muy rico.


Ponte el delantal que comenzamos... 


Lentejas con carrilleras, calabaza y setas
 

Ingredientes


1 bote de lentejas cocidas
200 gr. de carrilleras (o carrilladas) de cerdo
1 cebolla mediana
200 gr. de calabaza
100 gr. de setas shiitake
Aceite de oliva virgen extra
1 vaso (200 ml.) de caldo de pollo
2 dientes de ajo negro
Pimentón dulce
Guindilla
Sal


Notas sobre los ingredientes


  • Las lentejas de este plato son de bote, aunque puedes hacer el plato con lentejas cocidas en casa o hacerlas estofadas.


Lentejas


  • Las carrilleras de este plato son de cerdo, aunque puedes elegir las de ternera o por otra pieza de carne para guisar; incluso por pollo, pavo o alguna carne de caza. 


  • Pídele a tu carnicero que te limpie bien las carrilleras, de grasa, pieles y telillas. También puedes hacerlo tú, aunque necesitarás una puntilla bien afilada, tiempo y cuidado para no cortarte.


  • Si quieres que el plato no contenga ningún producto de origen animal, elimina las carrilleras y sustitúyelas por otras verduras o algún cereal. El arroz integral convertirá esta receta en un plato completo, saludable y vegano


  • En este caso he utilizado setas shiitake. Si no te gustan prescinde de las setas o emplea las que más te gusten.


Setas shiitake


  • El caldo de este plato es casero, hecho con pollo, puerro, cebolla y zanahoria. También es perfecto el de codillo, de carne o de verduras. Y si no tienes a mano caldo casero, utilízalo envasado. Hablando de caldo, la cantidad de 1 vaso es meramente orientativa, puesto que dependerá de si las lentejas te gustan más o menos caldosas. En cualquier caso, no es necesaria mucha cantidad, puesto que las lentejas ya están cocidas y no requieren del mismo líquido que si las fueses a cocinar estando crudas.


  • Le he puesto ajo negro, porque me gusta su sabor y porque no repite. Si no tienes ajo negro en casa o no te gusta demasiado, no tienes más que ponerle un par de dientes de ajo blanco o prescindir de él.


  • El pimentón que he utilizado en esta receta es, como no podía ser de otra forma, de La Vera. La calidad del pimentón es importante a la hora de obtener un buen plato, así que merece la pena invertir un poco más en esta especia. Si no te sienta bien el pimentón, cámbialo por cúrcuma y unos cominos molidos, por ejemplo.


  • Como en casa nos gusta (mucho) el picante, le he puesto guindilla seca. Para darle el toque picante también puedes ponerle un poco de pimentón picante. O puedes prescindir del toque hot, por supuesto.


Materiales


Una tabla de cortar
Una puntilla 
Un escurridor
Una sartén con buena profundidad


Preparación


Escurre bien el bote de lentejas y resérvalas, porque no las usarás hasta el final.


Limpia las carrilleras de grasa y telillas y córtalas en dados. Dóralas en una sartén que previamente habrás pintado con aceite de oliva virgen extra. Una vez doradas, resérvalas.


Pela la cebolla y córtala en cubos pequeños. Sofríela en el aceite de haber dorado las carrilleras.


Mientras se hace la cebolla, corta la calabaza en dados. Procura que las carrilleras, la cebolla y la calabaza estén cortadas en trozos del mismo tamaño. 


Una vez que la cebolla comience a adquirir un aspecto transparente, incorpórale la calabaza ya cortada.


Cuando la calabaza ya esté blanda, añade las setas y deja que se doren.


Aprovecha para ponerle los dos dientes de ajo negro. Si su textura es blanda, aplástalos con un tenedor para que se reparta bien en el sofrito; si es algo más compacta, córtalos en láminas con un cuchillo. Depende de la clase del ajo te encontrarás con una textura u otra.


Añade las carrilleras que tenías reservadas.


Ponle una cucharada rasa de pimentón dulce y mueve hasta que se deshaga bien, cuidando de que no se queme. 


Pimentón dulce


Incorpora la guindilla cortada en trocitos y remueve para que se integre bien en el sofrito.


Añade un chorro de vino blanco o coñac y deja que se evapore.


Ponle el caldo y después incorpora las lentejas, deja que cueza a fuego medio unos 2-3 minutos y ya puedes servir.


Lentejas con carrilleras, calabaza y setas


Como ves es un plato rápido de hacer y de lo más completo.


Que lo disfrutes.




Post relacionados:

Lentejas con Oreja
Ensalada de Garbanzos y Zanahoria con Vinagreta de Sésamo 
Ensalada de Garbanzos con Pimentón 
Hummus, un Aperitivo Perfecto


La primera vez que apareció el post Lentejas con Carrilleras, Calabaza y Setas fue en el blog de La Meiga y Su Caldero.


Licencia de Creative Commons
Lentejas con carrilleras, calabaza y setas by La meiga y su caldero - Arancha Moreno is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

Síguenos por correo electrónico